Archivo

Archivo de: Crónicas e historias de la tejedora

Algo sobre los olvidos y las ruedas *

Laura Athié Tejedora de historias Aunque mi libro se llame “Calva y brillante”, hoy no hablaré sobre las ausencias de cabello, sino de la última vez que vine a Tlaxcala, de las abuelas rodantes y de los recuerdos que se van perdiendo en la memoria. Así que no diré sobre la caída de pelo, ni me quejaré más ni contaré…

Leer más »

Tres razones para irse despidiendo – Razón 2: Esta doble mirada sobre mis libros de texto

Fotos: Exposición Pintando la Educación. Centro Cultural Hospicio Cabañas, Noviembre del 2013: Laura Athié / Congreso Internacional Puebla, Salón Carolino: Eneida Sánchez Zambrano. Laura Athié, Tejedora de historias* Trabajé en la SEP, en este mismo sitio al que ahora vuelvo, hace ya 11 años, cuando recién venía llegando de Baja California. Mi hija Abril, que hoy tiene esa edad, aprendió…

Leer más »

Tres razones para irse despidiendo – Razón 1: La verdad mamá, no me quise acordar de tu trabajo

Por Laura Athié* Desde hace meses me pregunto para qué vine a este mundo, así que me la he pasado recurriendo a varias artimañas para saber si el destino se está burlando de mí. Y me lo pregunto cuando me levanto y entro a la oficina, y cuando me queda poco tiempo para leer, y cuando lo único que escribo…

Leer más »

1985: Sin mail, a puño y letra desde mi primer diario personal

Laura Athié*, Tejedora de historias Enero de 1985 Soy Sagitario y me llamo Laura. Nací en 1969. Lidia me ha mandado este diario por correo desde Los Ángeles. La conocimos en Acapulco. No tiene hijos. (Yo creo que le gusta mi papá). 5 de enero de 1986 Las amigas de la escuela están sorprendidas porque me corté el cabello. A…

Leer más »

2005-2011: Crónicas consanguíneas Septiembre 15, como todos los septiembres Heavy Weight: Grapas de titanio

Es de todos sabido que Paloma era bella. Haciendo cuentas esto sucedió hace 17 años. Yo estaba segura que de haber llegado minutos antes, la hubiera convencido de que viviera… Septiembre 15, como todos los septiembres Heavy Weight: Grapas de titanio Por Tarifeño, mi maestro de crónica, tratando de no escribir como narradora enloquecida y para Paloma, por sobre todo…

Leer más »

Érase una vez una tejedora…

Por Eliana Yunes Tejer es una actividad antigua que corresponde principalmente a las mujeres. No se sabe bien por qué. ¡Tal vez por la habilidad con las manos para ciertas delicadezas, tal vez por la paciencia que demanda separar las fibras, enredar los hilos y después imaginar formas y diseños posibles para crear con ellos! El tejido aparece mágicamente entre…

Leer más »

Mambo número 8

Para seguir saboreando… La Tejedora de historias A Carmen y todos sus amores 1971: Callejón del Basilisco y 2ª Calle de la Amargura, antiguo Barrio de Tepito Mi padre me recogía de la escuela en su Oldsmovile verde 1959 para repartir los pedidos de mayoreo. Después, entre las pisadas lodosas de los cargadores, entrábamos caminando al galerón cuadrangular dedicado a…

Leer más »

Octubre de 2006.
Crónicas en maleta: Conversaciones en torno a un sauna

Crónicas de viaje rumbo a la Patagonia: Kilómetro 15. Segunda parada: Gimnasio porteño de Torre San José Tu imagen me llegó a las seis menos diez y no pude dormir ni un instante después: Lucías tan real que casi fui feliz, pero a las seis y diez me comprendí sin ti… (Tu imagen, Silvio Rodríguez, “Descartes”) Dice Alicia Steinberg que…

Leer más »

Noviembre de 2006.
Crónicas en maleta: Abril-Domingo

Crónicas de viaje rumbo a la Patagonia: Cero kilómetros. Alto inesperado: Interrumpiendo la elaboración de mi informe final   “De repente me pregunto por qué tengo que contar ésto, pero, si uno empezara a preguntarse por qué hace lo que hace, si uno se preguntara solamente por qué acepta una invitación a cenar, o por qué cuando alguien nos ha…

Leer más »

De cómo cocinaban las abuelas

Documento en Word (Autores que participaron en la convocatoria anterior) De por qué tejer historias… Conversar durante la comida era costumbre familiar en muchas mesas, entre estas, la de mi casa. Así conocí la historia libanesa que me antecede y aprendí a valorar infinidad vidas contadas, pero jamás escritas, que trascendían la historia oficial y no podían perderse en el…

Leer más »

Octubre de 2006:
Crónicas en maleta. Hotel Laura

Crónicas de viaje rumbo a la Patagonia: Kilómetro 19. Tercera parada: Delta del Río Paraná: http://www.riohotellaura.com.ar Te amé a orillas del río Paraná en el lugar de tu nombre (G.V.A.) Esa mujer propone que salte y me estrelle Contra un muro de piedras que alza en el cielo Y como combustible me llena de anhelos, De besos sin promesa y…

Leer más »

Noviembre de 2006:
Crónicas en maleta. Abril-Domingo

Crónicas de viaje rumbo a la Patagonia: Cero kilómetros. Alto inesperado: Interrumpiendo la elaboración de mi informe final “De repente me pregunto por qué tengo que contar ésto, pero, si uno empezara a preguntarse por qué hace lo que hace, si uno se preguntara solamente por qué acepta una invitación a cenar, o por qué cuando alguien nos ha contado…

Leer más »

Noviembre de 2006:
Crónicas en maleta: Poquito maque sea

Crónicas de viaje rumbo a la Patagonia: Kilómetro 21. Parada cuatro: Recién volviendo de Asunción “Algunos, lo sé bien, me encuentran peligrosa. Pero también soy inocente. Se que si tengo peligro, también tengo pureza. Y ella sólo es peligrosa para quien tiene peligro dentro de sí”. (Clarice Lispector, “El vestido blanco”) Eu sei que vou te amar por toda minha…

Leer más »

De cómo fue que me perdí en la red (y algo sobre los hombres quema libro y sus 400 lecturas digitales)

Algo sobre edición digital en: De cómo fue que me perdí en la red (y algo sobre los hombres quema libro y sus 400 lecturas digitales) , un artículo que en este mes publica la L de Lectura, revista regional de fomento a la lectura: http://www.ldelectura.com/newsletter/mass4/

Leer más »

Septiembre 15, como todos los septiembres: Heavy Weight (Crónicas consanguineas)

Por Tarifeño, mi maestro de crónica, esperando esto sea una y tratando de no escribir como narradora enloquecida.  Y para Paloma, por sobre todo siempre. Grapas de titanio Será la primera vez que escriba sobre ella, así que me sitúo en el asiento 13-A de Mexicana con Margarita, su mejor amiga, hablando de Paloma.

Leer más »

Julio de 2010. Crónicas consanguineas: Canción infalible para ahuyentar la tristeza

Montanhas no ceu, de Flora Purim, Airto Moreira & Diana Moreira, canción de cuna en portugués, cuenta sobre caer en un sueño y volar entre los ángeles a través de las montañas.
Suena gracias a la Mac y se escuchaba aún antes de que naciera el Ipod, por entre mi piel hasta la memoria nueva de Abril, que movía sus piernas y me bailaba dentro, muy despacito como si flotara.

Leer más »

Marzo de 2004. Crónicas consanguineas: De las abuelas y esas gentes que nos enseñan a bailar mambo

Carmelita fue una auténtica Mambolera de Pérez Prado, lo poco que sé de baile y la mínima gracia rítmica que poseo se la debo a ella y a sus manotazos sobre mi nuca cada que me equivocaba.
Tuvo 3 grandes amores y muchos amantes y siempre sostuvo su capacidad de coquetería con el garbo propio de una dama, hasta sus últimos días.

Leer más »

Mayo de 2008. Cronicas consanguineas: (Delirio) The tinturi blue

Ella me mira segura de que tendremos que vernos pronto nuevamente porque ella y Jesús volverán a Tijuana. Corre, no importa mojarse, porque él la espera.
Cama número 17-A, Hospital de Cardiología Ignacio Chávez, ahí, el hombre que ama ha perdido veinte kilos y delira, empapado en sudores y sin probar bocado. La sangre no le fluye al corazón y los doctores ya no quieren operarlo porque no hay nada más que hacer, han dicho, “más que esperar señora”, pero ella corre, porque él espera, el hombre que la ama espera y porque juntos regresarán a Tijuana y “todo estará bien”, me asegura.

Leer más »

Julio de 2006. Crónicas consanguineas: Comenzaré contando intimidades

De amores, mulatas, muertes en camas pasionales y algo sobre la historia del Arbano Farid.

Leer más »

Junio de 2007. Crónicas consaguineas: El pueblo Athié de las vacas sin mancha

Creí yo que mis orígenes eran árabes, mas resulta que la historia que contaba, a partir del barco que llego a Veracruz, México allá por 1924, llevando a mi abuelo Farid y a mi Abuela Marmar desde Bkasim, Líbano, no comienza ahí, sino en Francia.

Leer más »